junio 04 2017 0Comment

Adicción a los Likes: inconvenientes en la era digital.

Todos tenemos problemas, fracasos y días depresivos, pero en las redes sociales vemos un mundo virtual perfecto creado por filtros y fotos pre diseñadas que reflejan una utopía donde solo tiene lugar el triunfo y la belleza, para los que nacieron en la era digital y crecen en este mundo de apariencias,  conseguir un “Like” se ha convertido en una necesidad para lograr aprobación pública, es una forma de alimentar el ego y demostrarle a otros lo exitosos y felices que son.

El problema es que la búsqueda de esta aprobación puede volverse una auténtica adicción, es un enemigo invisible y para los adolescentes es un atentado a la autoestima ya que ven vidas que les provocan envidia, frustración, sensación de soledad y enojo, al comparar lo que se ve con la realidad que ellos están viviendo.

Un reciente estudio elaborado por investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de California, nos muestra que existen determinados circuitos neuronales, especialmente en los adolescentes, que se activan ante un “Like”, este produce efectos de recompensa o placer similares a comer chocolate o azúcar, también lo hace cuando los adolescentes ven que sus fotos obtienen muchos “Likes” en las redes sociales. Por el contrario cuando se reciben pocos “Likes”, se producen efectos psicológicos negativos o de frustración similares a los causados por la privación de una sustancia adictiva por lo que para evitar esta “no aceptación” se dedican a compartir únicamente experiencias, en algunas ocasiones ilusorias, que les garanticen  aceptación.

Esta adicción es sufrida también por adultos que han encontrado en las redes sociales un refugio donde pueden expresar sus ideas, compartir sus pensamientos y tener amigos virtuales que llenan esta necesidad de aprobación, y sin darse cuenta transmiten este comportamiento a sus hijos, por lo que debemos hacer un análisis del tiempo que permanecemos conectados utilizando redes sociales y si el uso nos está afectando de alguna manera. Además hay que tener muy claro que la vida perfecta no existe, simplemente las personas muestran una parte de sus vidas, la que quieren que otros vean y como mencione en un inicio, todos tenemos problemas pero compartirlos no es aceptable.

Existen dos soluciones ante esta problemática: abandonar por completo las redes sociales y aislarte socialmente de la información que se percibe o moderar el uso.

Algunos consejos que pueden ayudar a controlar o evitar esta dependencia son:

  1. Eliminar en las diversas redes sociales las notificaciones que se envían cada vez que una persona da “Like” a una foto o publicación compartida.
  2. Establecer un momento del día libre de internet y redes sociales, ayudará a mejorar la productividad y fomentar la creatividad.
  3. Crear una lista de lo que se puede conseguir hacer durante el tiempo invertido en redes sociales a otra actividad diferente, como leer, hacer ejercicio, o cualquier otra cosa.
  4. Programar reuniones con amigos donde no sea necesario tomar fotografías ya que no todas las actividades deben ser documentadas, de esta manera aprendemos a compartir con las personas que nos rodean y valorar esos momentos.
  5. Definir cuáles son los objetivos que nos mueven en las redes sociales: ¿Conexiones satisfactorias con otras personas que no tenemos tiempo de ver?, ¿aprendes cosas que resultan interesantes, para promocionar el negocio o el blog?, ¿dar tema de conversación para la oficina.?
  6. Tener un control del tiempo en cada red social: esto evitará que nos perdamos entre tanta información que no ofrece beneficios para nuestras vidas.

Datos curiosos:  

En países como China, Argelia y Corea del sur se han abierto clínicas para tratar la adicción a las Redes Sociales.

Oliver Pats, de 51 años, tratando de conseguir una selfi original parándose al borde de un abismo en las ruinas de Machu Picchu (Perú) murió al resbalarse y caer al barranco.

Los jóvenes entre 12 y 18 años representan a la población más vulnerable para adquirir una adicción a las redes sociales, según expertos del Tecnológico de Monterrey.

La Marca Personal no es coste, es inversión de Tiempo, Trabajo y Paciencia.

Andrés Pérez Ortega.

 

admin

Write a Reply or Comment