diciembre 01 2016 0Comment

La Comunicación Digital Responsable

Vivimos en una era completamente digital, la forma en que nos comunicamos ha cambiado drásticamente, los adolescentes utilizan las redes sociales y los grupos de chats como el principal canal de comunicación.

La falta de supervisión de sus padres, el desconocimiento del uso adecuado del Internet y la débil comunicación entre padres e hijos debido a la brecha generacional hacen que los adolescentes sean presa fácil de individuos mal intencionados que utilizan estos canales de comunicación  para cometer delitos en su contra, convirtiéndose en victimas del “Grooming” (Situación de acoso u hostigamiento hacia el menor procedente de una persona mayor con finalidad sexual explícita o implícita).

Las principales víctimas se encuentran en edades entre 12 y 16 años, los cuales utilizan teléfonos celulares inteligentes, tienen acceso a Internet, manejan redes sociales o participan de grupos de chats de manera regular, relacionándose con usuarios que solo conocen de forma virtual.

Si no tomamos medidas de prevención, educación, seguimiento y hacemos caso omiso al problema, le abrimos una puerta al acoso y abuso sexual dejando a nuestra juventud a merced de los depredadores. Es responsabilidad de los padres involucrarse en la educación digital de sus hijos y evitar peligros futuros.

Según el Psicólogo Alberto Sánchez, las redes sociales en combinación con los dispositivos móviles nos han catapultado como sociedad hacia un modelo de comunicación 2.0 para el que no estábamos preparados, seamos nativos digitales o no. Este universo de interacciones comunicacionales también nos deja expuestos a nuevos riesgos y vulnera nuestra seguridad física y emocional, sobre todo la de usuarios de la Generación Z,  que aún están desarrollando su capacidad neurológica y socio-afectiva para evaluar riesgos y planificar sus conductas conforme consecuencias futuras.

Esta generación no está preparada psicológica ni emocionalmente para afrontar los peligros a los que se expone, es ahí donde la responsabilidad recae en el adulto, deben buscar la interacción con sus hijos y mejorar la comunicación para guiarlos en su desarrollo.

Debemos ser claros y definir que la solución al problema no es prohibir el uso de los canales de comunicación en los cuales se desarrollan socialmente, se trata de darles las herramienta necesarias para poder detectar posibles amenazar y mejorar la relación padres e hijos para que los jóvenes no sienta temor de buscar ayuda al encontrarse en una situación que merezca la intervención de un adulto. No podemos esperar a tener el problema para buscarle una solución, debemos adelantarnos a las situaciones y amenazas latentes.

Los invito a participar activamente en la educación de sus hijos. Conocer las diferentes plataformas digitales en las cuales ellos se estas desarrollando para poder tener la autoridad y el conocimiento convirtiéndose en la guía confiable que ellos necesitan.

 

 

 

 

 

admin

Write a Reply or Comment